Páginas vistas en total

sábado, 31 de diciembre de 2016

Sin pena, sin gloria



Un día sin sol, oculto por nubes crises y pesadas como el plomo, así me siento cris y algo triste, mientras sigo en mi día a día, mecánicamente sin pensar, como una máquina programada para hacer una y otra vez el mismo monótono ritual.
El cielo, la tierra  y yo con mi infierno.
Sin santuario al que peregrinar. Sintiendo que todo tiene un límite, mientras en las espalda cargo la pesada mochila, de intentar ser yo mismo.
Caminando al futuro imperfecto, ese lugar al que me dejo llevar, sin plano, sin rumbo fijo, y muchas veces, no por el camino más corto.
Ahora solo deseo que este 2016 se vaya a la mierda, que por fin me abandone, que salga de mi, para siempre.


                                                 Edward Hopper. (la habitación de hotel) 1931.

 Yo no soy un entendido en arte, pero las pinturas de Edward Hopper, suelen plasmar muy bien este sentimiento de melancolía, personas en situaciones de reflexión, de observar el momento, mientras ponen en orden pensamientos .




domingo, 13 de noviembre de 2016

Creer es poder






Las iglesias pueden arder, las mezquitas derrumbarse, las sinagogas desaparecer, todo templo sagrado puede perder su significado. 
Muchos fieles y sus dogmas, estarán ahí siempre para jodernos, con su palabrearía barata, con su razón sin razonamiento. Yo soy creyente, creo en algo mejor, si querer es poder, no hay mayor poder que el de crear , crear nos hace grandes, eso nos aproxima a Dios.
Utilizar la religión para matar, para odiar, para separar. es en si la más absurda de las contradicciones . Quizás algún día, se darán cuenta que son simples marionetas, movidas por otros, quizás por su bajo intelecto, al fin y al cabo una mente vaga, es como el barro en manos del alfarero.

Ser grande nada tiene que ver con la altura, si no mas bien con las miras y sobre todo con la capacidad de pensar por uno mismo, algo que parece tan evidente, que casi lo damos por hecho sin embargo, la realidad es bien distinta.
La mayor decepción, es sin duda, la sin razón.
Ahora bien, poco tienen que ver lo que últimamente vemos en los informativos, con la religión, y mucho con la falta de medicación, y también mucho, con unas severas discapacidades intelectuales.

domingo, 31 de julio de 2016

Viaje a la Satisfacción





Qué más quisiera yo, que hacer las cosas bien, nada me gustaría más que saber donde buscar. Mi vida ha sido más de recibir bofetadas que aplausos. El  aplauso al fin y al cabo está casi siempre envuelto en falta de verdad, de autenticidad, mientras que las bofetadas suelen envolverse en cínica  sinceridad.

No soy yo de los que va por la vida intentando agradar a todo el mundo, que cosa más triste y que falta de personalidad.
En este mundo donde las primeras impresiones tienen tanta importancia, hay veces que no nos detenemos en mirar el marco completo. A veces en el recorrido del viaje puedes sorprenderte de lo que vas descubriendo.

Yo que llevo tantos años solo por la vida. Me he dado cuenta que no siempre, puede uno solo con todo. Aun así cada obstáculo superado es una completa satisfacción.
Para mi escribir es también un elemento terapéutico, esta forma de vomitar sin filtros, lo que pienso y como lo siento. Lo que leéis es una mínima parte, ya que la mayoría no lo publico , pero eso tampoco tiene mucha importancia.

Es difícil querer ir por libre, es jodido ver como la gente hace esfuerzos por encajar, mientras yo pienso. ¿qué hago aquí?, ¿estoy donde quiero estar?.

Cuando me he sentido fuera del molde, entonces se que es el momento de hacer la maleta y largarme, me guste o no. Tengo que respetarme y no es para nada tan fácil como parece, es un trabajo duro y doloroso también el que realizo por satisfacerme. Soy como soy, esto no es una forma de entender la vida. Es mi religión.







sábado, 23 de julio de 2016

La cosecha de tu vida





Si realmente  todos trabajáramos para hacer de este mundo algo mejor, empezando por nuestro cotidiano día a día, intentando tratar a los demás como deseamos ser tratados nosotros, dejando de lado el criticar por criticar, el hablar por hablar, el insultar por no tener un argumento solido para defender tus ideas.
Poner la vida de otro en primera línea de tus conversaciones, para así no pensar en las miserias de tu propia existencia.
Las palabras bien unidas forman frases, muchas veces vacías. Todos  los actos, y cada una de nuestras decisiones forman el traje a medida que cada uno de nosotros nos hacemos.

Tenemos que pensar de una forma mas elevada y darnos cuenta que somos todo lo vivido y todos cometemos errores , pero solo los necios piensa que el mundo va contra ellos, en su afán de hablar de lo que ven, de lo que les rodea. Nunca se paran frente al espejo.






viernes, 1 de enero de 2016

Año nuevo, vida no tan nueva



Ya estamos en 2016, no hemos podido evitarlo, igual que no podemos evitar las catástrofes y desgracias que en el nuevo año puedan ocurrir, y tampoco podemos evitar las alegrías, oportunidades, los cambios de rumbo, y las nuevas expectativas que se irán abriendo, como en cada año.

Algunas puertas se quedaran selladas para siempre, y otras nuevas se abrirán.
En este camino hacia los meses venideros, que nos  irán adentrando casi sin darnos cuenta en un año, que no se si bueno o malo, pero seguro con fecha de caducidad.

Puestos hoy en el camino, divisamos un horizonte que parece, tan lejano.
Y seguro que lleno de interrogantes.
Una cosa es segura, estará lleno de buenos y malos momentos.
Así que lo mejor será, respirar hondo, y coger fuerzas.


Mientras estamos en camino mi consejo es ir acompañado de música,  no conozco ninguna otra formula que nos de tanta  motivación, tanta vitalidad y que sea tan generadora de alegría,  sin lugar a dudas la mejor de las compañías y es que al fin y al cabo, la música es hoy por hoy lo único que puede unir a la gente.








                         Saturday Night Fever (Bee Gees, You Should be Dancing) John Travolta 



domingo, 6 de septiembre de 2015

Mundo de nuevos retos



                                             inmigrantes  por una autovía húngara  hacia la frontera con Austria . REUTERS


Estamos en un momento de la historia de grandes cambios, situaciones  imparables en nuestras sociedades y el mundo en general.  Nos enfrentamos a uno de los desafíos más grandes que tiene por delante la humanidad , uno de los probablemente más drásticos.
Se nos avecinan retos probablemente muy complejos de asimilar, para el poco tiempo en el que se van a dar , acostumbrados como estamos a cambios que van generacionalmente implantándose. Pero dudo que los próximos cambios tarden generaciones, tal vez lustros o décadas.
Nos enfrentamos, y eso ya lo estamos viviendo desde hace años, oleadas la personas que huye  del hambre y la pobreza, ahora se suman grandes éxodos huyendo de las guerras y ha esto tendremos que ir añadiendo los desplazamientos que se producirán derivados del cambio climático. El movimiento geográfico de las masas, no se va a detener eso debemos darlo por seguro.
Lo que ahora nos parece vergonzoso, probablemente nos seguirá avergonzando dentro de unos años, por una sola razón, y es que en Europa y el resto del mundo en general estamos gobernados por políticos, que en ningún caso están a la altura, que las circunstancias requieren.
Ellos no son capaces de ponerse de acuerdo, en cuestiones humanitarias. Mientras los países fronterizos levantan grandes muros y  alambradas.
Es realmente triste ver como en Europa no existe ni el más mínimo interés, por hacer frente a la situación hasta que esta no empieza a traspasar de forma avergonzarte   los países que por proximidad  geográfica siempre han estado recibiendo estos movimientos migratorios.
Vemos demasiadas imágenes que dan vergüenza.
Vemos demasiados políticos que dan asco.
Pero parece que no nos demos cuenta, que se trata de personas , que podríamos ser nosotros mismos, estas personas ya no van buscando un sueño, solo quieren poder dormir tranquilos sin ruido tronador de la guerra. Se trata solo de vivir, aunque se jueguen la vida por hacerlo.

Miremos la situación sin miedo y sin prejuicios, y por una vez, no nos quedemos mirando el dedo cuándo estamos señalando a la luna.


Las soluciones mágicas no existen, pero evitar dar una solución ahora, solo hará que en el futuro la situación empeore, no se puede pretender parar las aguas de un rio con una presa de madera.